viernes, 24 de noviembre de 2017
Identidad de la Escuela Salesiana
Un ambiente educativo y evangelizador basado en el sistema preventivo de Don Bosco, para formar buenos cristianos y honrados ciudadanos.
 
El estilo pastoral de D. Bosco y su sistema educativo han dado una característica propia  a las escuelas promovidas por la Congregación Salesiana en su expansión por el mundo aportando su identidad específica y sus intuiciones pedagógicas. Características de nuestra escuela:
 
  • Es popular, libre y abierta a todas las clases sociales, da preferencia a los más necesitados.
  • Coloca al alumno en el centro del hecho educativo: le acoge como es y le ayuda a crecer.
  • Educa evangelizando y evangeliza educando”, armonizando el desarrollo humano con el crecimiento cristiano.
  • Se presenta como familia educadora, de forma que los jóvenes encuentren en ella ”su propia casa”.
  • Destaca la personalización de las relaciones educativas mediante la presencia de los educadores en medio de los jóvenes.
  • Da preferencia a estudios, especializaciones y programas, que responden a las necesidades  de la zona.
  • Crea contactos con el entorno.
  • Promueve solidaridad con los pobres y la colaboración con otras entidades afines.
  • Hace real la participación corresponsable de los diversos estamentos de la Comunidad Educativa.
  • Se acoge a la financiación pública de acuerdo con las leyes, para garantizar el acceso de todos.
 
Pastoral en la Escuela Salesiana
 
La escuela salesiana existe y tiene sentido, no en función del éxito social de la misma o de las condiciones públicas más o menos favorables a su desarrollo, sino en tanto en cuanto es plataforma eficaz para realizar la misión salesiana: ser signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes. La pastoral juvenil de la escuela salesiana es el medio más explícito para hacer realidad el cumplimiento de esta misión.
Entendemos por pastoral juvenil cualquier actividad con jóvenes en un contexto educativo que, realizada desde un planteamiento  creyente, colabora a construir los valores del evangelio y a hacer presente la persona de Cristo. La pastoral es, en la escuela salesiana, su “alma”, su identidad más profunda.
 “Hacer pastoral en la escuela salesiana” no es pues añadirle un plus de calidad que puede darse o no darse, mediante algunas intervenciones puntuales. No se trata de hacer pastoral en la escuela salesiana, sino de que toda la escuela salesiana, todos los procesos educativos, estén impregnados de un sentido y significado pastoral; sean plataforma de evangelización. Desde los umbrales de la fe, hasta la propuesta explícita y el compromiso exigente.
Se trata de asegurar la existencia de algunas actividades específicamente pastorales, pero sobre todo de garantizar que todo el planteamiento y toda la acción educativa de la escuela, respondan a valores y criterios evangélicos e incluyan la propuesta explícita de la persona de Jesús. La pastoral en la escuela es el vino nuevo del evangelio que debe impregnar toda la labor educativa, para empaparla toda ella pastoralmente y ser sabor y luz de Dios, en la sociedad y la Iglesia. 
La pastoral en la escuela es tarea y responsabilidad de todos los educadores de este ambiente, y no sólo de los encargados específicos; y se desarrolla en toda la tarea educativa, y no sólo en las actividades específicas. En este sentido podemos hablar de que los educadores de la escuela salesiana deben alimentar una intencionalidad pastoral en su labor educativa.

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad