martes, 26 de septiembre de 2017
Historia
Colegio Concertado San Juan Bosco
Si las piedras hablaran…¡cuántas cosas nos contarían! Acércate a ellas y escucha.
 HABÍA UNA VEZ…una casa muy antigua, situada en la Ronda Sancti Spiritus, cuyo origen se remonta al siglo XVI, propiedad de los señores Rodríguez del Castillo y Cornejo. En su fachada lucen dos blasones de Solís y Dávila y casetones solo en el arco por lo que nos encontramos ante un estilo plateresco escueto. Un relieve de la Anunciación anima el muro y le da nombre: CASA DE LA APROBACIÓN DE LA ENCARNACIÓN DE NUESTRO SEÑOR. Posteriormente tras restauraciones y reformas se adapta el edificio para una Institución fundada en 1648 y comienza a llamarse CASA DE LAS RECOGIDAS.
 Pasan los años y los siglos de los que nada sabemos hasta que el 15 de septiembre de 1904 llegan cuatro "ilustres" habitantes. Se trata de: S.Sabina Santos, S.Montserrat Blasco, S.Dolores Ramos y S.Marta Tapparo. Son las hijas de D.Bosco conocidas popularmente como " salesianas".
 Vienen desde Sarriá (Barcelona) llamadas por el obispo de Salamanca Tomás Cámara y Castro. Traen muchas ganas de trabajar y por eso, al día siguiente de su llegada abren la inscripción de alumnas para clases y talleres. El domingo día 18 comienza el Oratorio festivo y el 22 del mismo mes empiezan las clases. La misión apremia y no hay tiempo que perder.
 En la casa se oyen risas, cantos, gritos de alegría ¿qué pasa? Son cerca de setenta muchachas que han venido a ver que hacen esas “monjas” que han llegado nuevas y que dicen que juegan mucho con las niñas.
 El 27 de noviembre se inaugura solemnemente la casa con el nuevo colegio. Un buen grupo de niñas y jóvenes asiste por la mañana a la Eucaristía y por la tarde a la función religiosa; dicen las crónicas que debido al mal tiempo no asistieron muchas señoras.
 La casa empieza a ser muy visitada. El Obispo P.Cámara se presenta de sorpresa cuando las niñas están en el recreo y se siente como en familia por eso en Navidades lleva turrón para todas ellas. También reciben la visita de los sucesores de D.Bosco y de María Mazzarello: En este momento son: D.Rúa y Madre Luisa Vaschetti, además les visita el entonces inspector salesiano D.Felipe Rinaldi. No faltan tampoco las autoridades civiles como el inspector de enseñanza D.Ramón Bermejo que años más tarde será profesor en la universidad.
 Poco a poco la casa va tomando vida pero se echa en falta algo. En un ambiente  salesiano de alegría y de fiesta no puede faltar un teatro. Se comienzan las obras de transformación de la casa y en el mes de marzo ya se dispone de un pequeño teatro para las representaciones dominicales. Tampoco puede faltar una capilla pero ¿dónde? En marzo de 1906, se traslada la capilla del Cristo de los Milagros, que estaba en esta casa, a la iglesia de Sancti Spiritus y en mayo se inaugura la nueva capilla en este local con una hermosa imagen de Mª Auxiliadora que será siempre la Madre que acoge a todos los que llegan.
  En 1907 la casa abre sus puertas a una niña huérfana, Esperanza Martín. De momento es una más entre las hermanas, después llegan más jóvenes y así providencialmente comienza el internado benéfico. La crónica del tiempo nos cuenta hechos prodigiosos en los que se ve la ayuda de Dios Padre en momentos de apuros para poder solucionar las necesidades que se les presentan.
  No sólo la casa cambia también cambian las hermanas. S. Sabina lleva solamente un año de directora y es muy estimada pero se va a otro lugar dónde la necesitan, regresará unos años más tarde. En su lugar viene S.Lucía Martínez., mujer de gran corazón y muy generosa con los pobres. Con ella llegan S.Matilde Beltrán y S.Cristina González que elevaron el nivel cultural del colegio.
  En marzo de 1910 se pone la instalación de agua en la casa. No obstante en el patio interior sigue presente el pozo del que tantas hermanas, niñas y jóvenes han bebido.
 Han pasado tan solo siete años y ya hay jóvenes que quieren beber de otro pozo, el de Mornese y expresan su deseo de formar parte de la familia que allí habita. Son Jesusa Maldonado y Joaquina Artacho, dos jóvenes maestras, de sólida virtud, pertenecientes a familias distinguidas de la ciudad. Más tarde llegan Juana y Mercedes Artacho, Antonia Hernández, Pura Montenegro, Felisa Solana, Soledad Romo, Rafaela Quintás, Amelia Fernández del Campo etc. Hasta el Obispo costeala pensión y los estudios de una de ellas para que pueda llegar a ser Hija de Mª Auxiliadora.
 En 1917 entra a trabajar en la casa, como ayudante de cocina, Eusebia Palomino Yenes, nacida en Cantalpino. Con su corta edad tiene un gran sentido de responsabilidad y sobre todo un gran deseo de santidad que se hace realidad en la vida sencilla y humilde de cada día. Lourdes, una de las “señoritas cursillistas” que residen en la casa desde el año 1913 y estudia en la Normal de Magisterio, descubre en esa chica a una joven inteligente y excepcional y se brinda a darle clase ¡cuántas experiencias, cuántos hechos, cuántas cosas podrá contar un día! En 1922 Eusebia parte para Barcelona-Sarriá para hacer el Noviciado y dos años más tarde se hace realidad lo que la Virgen, a través de la imagen de Mª Auxiliadora, le dijo cuando llegó a esta casa: “Aquí es donde yo te quiero”.
 La casa se va quedando pequeña y en agosto de 1922 se construye un piso más para dormitorio de las chicas internas. Comenzada la obra se recibe inesperadamente la herencia de un bienhechor con lo cual se terminan las obras felizmente.
 Los años pasan, el trabajo se multiplica, las hermanas que se van renovando año tras año, se entregan con amor, con alegría y entusiasmo. Clases, internado, escuelas nocturnas, oratorio festivo, siempre con el único fin: “formar honradas ciudadanas y buenas cristianas”.
 Las jóvenes que pasan por la casa no olvidan a sus educadoras y éstas para acompañarlas en la formación después de terminar los estudios crean la Asociación de Antiguas Alumnas de la que es elegida presidenta la señorita Pepita Pérez. Como gesto de agradecimiento por todo lo recibido las AA.AA. compran una tumba donde reposan los restos de sus primeras educadoras.
 Llega el invierno de 1923. Dña Laura Vega y Doña Rosa Sánchez proponen a las hermanas hacerse cargo de un Patronato de niñas necesitadas. Sin mirar el trabajo se acepta y el 21 de enero de 1924 se inicia con siete niñas abriendo un comedor para ellas y para las que vengan después. El 31, día de S. Juan Bosco, se hace una solemne fiesta y se pone este nombre al patronato. Posteriormente se reúnen más de 100 jóvenes y bajo la presidencia de D. Felipe Alcántara se elige la Junta directiva del Patronato.
 La casa va resultando pequeña y con miras amplias y proyectos de futuro se adquiere una casa contigua a Santi Spiritus en el paseo de Canalejas recibiendo las llaves el 11 de Octubre de 1924. Por este motivo en abril del siguiente año se vende una casa de la c/Estafeta donde se tenían algunas actividades y con su importe se aumenta el número de internas gratuitas.
  Entretanto van llegando nuevos refuerzos: S. Antonia Medina, S. María Bellido y S. Ramona Miralles, ésta última sucede como Directora a S. Lucía Martínez. Se reciben numerosas y destacadas visitas como la de D. Felipe Rinaldi, Superior General, en marzo de 1926 y la de la Madre General Luisa Vaschetti en marzo de 1927, También la del Obispo Frutos Valiente en febrero de este mismo año.
 Dos acontecimientos significativos se celebran en la casa el año 1929: uno la Beatificación, en Roma, de D. Bosco con la que la Iglesia reconoce su santidad y el otro la llegada de S. Esther Colombino como nueva Directora.
 Se suceden después años difíciles, las dos Repúblicas y la contienda nacional. Hay dificultades incluso para vestir el hábito religiosos, pero eso no impide hacer el bien. Hubo que cambiar el nombre de Colegio por Academia, vestir a la moda y llamarse señoritas. Las hermanas que viven estos años en nuestra ciudad superan todo con generosidad.
 La Academia Labor situada en la Plaza de Anaya (el edificio estaba unido a la catedral nueva en cuyos muros permanece aún la marca del tejado) comienza sus actividades con alumnas de bachiller, residentes universitarias y un floreciente oratorio en el año 1933.
 Terminada la guerra se abren de nuevo las puertas a un grupo de huérfanas de militares y otro enviado por el Ministerio de Justicia. Muchas de ellas se integran en los cursos de Bachiller y Magisterio.
 Pasados los años de lucha, la nación se va estabilizando, los valores culturales son más apreciados y el número de alumnas de bachiller aumenta de tal modo que los locales de la Academia Labor son insuficientes y en 1944 se traslada el bachiller al Paseo de Canalejas.
 Durante todos estos años las fiestas son momentos de alegría y de gracia, D. Bosco amante en sus casas de la fiesta, es también festejado año tras año por numerosas jóvenes que hacen realidad la popular canción:
" D. Bosco te aclaman
cual Padre y Pastor
legiones inmensas
con himnos de amor".
 
 Igualmente se celebra cada año con fervor el mes de mayo. María Auxiliadora es la Madre y hay que honrarla como tal. Las hermanas tratan de transmitir este amor a las jóvenes y éstas contagiadas por ellas, vibran de entusiasmo y rivalizan entre sí por manifestar su amor a María. En el año mariano 1954 saben compartir con las familias necesitadas lo que todo el mes de mayo han reunido en ropa y alimento.
 También como característica salesiana, porque D. Bosco quiso que tuviéramos un corazón agradecido, se fomentó en la casa la “fiesta de la Gratitud”. Gratitud a Dios, todo Amor. Gratitud a los educadores por su donación diaria. Gratitud a los padres que hacen posible esta labor educativa. Gratitud a los jóvenes y niños/as que llenando la casa hacen fecundo el trabajo de las personas que las acompañan con su entrega cotidiana.
 En el año 1949 teniendo ya el edificio del Paseo de Canalejas, recientemente terminado, cabida suficiente para todas las obras, se cierra la Academia Labor quedando unificadas todas las obras y la comunidad en esta nueva casa.
 Nuestra casa de Santi Spiritus empieza a ser conocida familiarmente como “la casa vieja” para muchas alumnas será la casa del misterio y de las aventuras propias de la infancia y adolescencia.
 Finalmente en 1979 la primera casa, debidamente restaurada y conservando la misma fachada, excepto la espadaña y la campana, vuelve a acoger a un grupo de hermanas que se ocupan de la enseñanza en  B.U.P. (antiguo bachillerato).
 Pero a nuevos tiempos nuevas necesidades y también nuevos estilos de trabajar con la juventud. Comienza la actividad del Centro Juvenil J.U.P.I (jóvenes unidos por un ideal) por el que pasan cientos de jóvenes que siempre encuentran una puerta abierta a sus ilusiones y esperanzas, a sus diversiones y alegría, a su formación y unas personas (hermanas y seglares) que atraídas por Cristo y con el estilo de S.Juan Bosco, viven y trabajan para ellos.
 En octubre de 1982 se inaugura la Residencia para jóvenes universitarias. En la casa se respira un ambiente de familia, de convivencia cordial, de estudio e incluso de fe compartida. Varias generaciones de jóvenes se forman en ella llevando por muchas partes de España e incluso de América todo lo que allí aprendieron y muy especialmente la presencia y el auxilio de María en sus vidas.
 Y con mentalidad de cambio las hermanas adaptan la casa a las nuevas demandas de la sociedad. Las jóvenes ya no desean residencias, entonces ¿qué hacer? Una nueva obra, esta vez en colaboración con Caritas. Se trata de un Centro intercultural abierto a las necesidades de los inmigrantes y así el año 2001 comienza a funcionar.
 Todavía el año 2002 llega a esta casa el noviciado de las Hijas de Mª Auxiliadora de toda España. Solamente por dos años pero en tan poco tiempo “las novicias” han dejado en las jóvenes un grato recuerdo y una prueba de que el “móvil “de Dios sigue llamando.
 Llegamos al 2004 y nuestra casa se viste de fiesta para celebrar 100 AÑOS de VIDA. Una vida que ha dado frutos de santidad como S.Eusebia Palomino. Una vida que es don del Espíritu e intervención continua de María. Ella sigue presente entre nosotras alentándonos a afrontar con audacia el nuevo milenio.

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad